Ariana Salinas Calcina, “Si te enfocas en lo que quieres y te esfuerzas todo lo puedes lograr”

0
480

Traductora Bilingüe Inglés – Español e Ingeniera de Ejecución en Control de Gestión.

Ariana Salinas de 34 años de edad, nació en Bolivia y ha vivido en Calama hace ya 25 años y  tiene dos hijos que son su motor “Junto a mis hermanas crecimos e hicimos nuestras vidas acá, incluso todas se casaron  con chilenos, somos felices  y nos sentimos en casa, además Calama es mi ciudad favorita”.

El 2010, Ariana tenía 25 años, cuando  decidió ingresar a la Universidad Arturo Prat  a estudiar la carrera de Traductor Bilingüe Inglés- Español en el Centro Docente y de Vinculación Calama  “Siempre quise ser profesora de inglés pero lo había retrasado porque en un principio mi familia no podía costear una carrera universitaria y por otro lado, la carrera no estaba disponible en la ciudad. Entonces fui a una feria donde me entregaron un volante que decía los  nombres de las carreras y ahí me llamó la atención traductor bilingüe, por su campo laboral. Así me acerqué a la UNAP. Recuerdo también que en ese tiempo me dedicaba a trabajar para ayudar a mi mamá y aportar para la casa, pero decidí jugármela por mi futuro, cambié a un  trabajo a una empresa retail de vendedora porque se acomodaba a mi horario de clases. El  sueldo solo me alcanzaba para pagar la mensualidad,  me iba a clases caminando y después  de la Universidad al trabajo corriendo, fue todo una travesía pero no desistí, sentía que tenía que luchar por ese sueño”.

Agrega la profesional que hoy está estudiando la carrera de  Ingeniería de Ejecución en Control de Gestión también en la UNAP. “Estoy en la etapa final, que es el seminario y muy contenta porque me siento preparada para seguir creciendo a nivel profesional. Creo firmemente que si te enfocas en lo que quieres y te esfuerzas  todo lo puedes lograr”.

Sostiene que la Universidad la ayudó en muchos aspectos, ”Recuerdo con cariño a todos mis profesores y compañeros, las actividades que se realizaban en la cancha que era el centro de encuentro de todos los estudiantes y donde tenías la oportunidad de conocer a más gente y hacer amigos, aún mantengo contacto con algunos profesores y compañeros. La UNAP no solo me entregó las herramientas académicas, sino que me ayudó mucho a crecer a nivel  personal, a forjar un carácter profesional”.

TRABAJO

“Recuerdo que cuando salí de la Universidad empecé a hacer clases particulares, después trabajé en institutos y colegios haciendo reemplazos, antes yo era la que buscaba que hacer, ahora me llaman de empresas, colegios y particulares para que les entregue mis servicios. Actualmente, trabajo como docente de Inglés en el Instituto profesional AIEP, donde hago clases a las carreras de Administración de Empresas, Prevención de Riesgos e Ingeniería, además efectúo capacitaciones en el idioma de inglés a empresas a través de Atacama Group, empresa dedicada a esta labor”.

Agregó que en la actualidad, ofrece sus servicios freelance de traducción e interpretación a empresas, “He tenido la oportunidad de trabajar con varias instituciones de la zona. Hace un par de años atrás,  abrí mi propia empresa “Global English Institute”, pero por desconocimiento del mercado tuve que cerrar. No obstante, esa situación me motivó  a seguir estudiando, por lo cual decidí continuar aprendiendo y ser una ingeniera. No pude haber elegido mejor carrera, me siento segura al momento de realizar mi trabajo, me siento capaz y tengo las herramientas para hacerlo”.

PROYECTOS

Frente a lo que le depara el futuro recalca “Tengo varios proyectos en mano, y  razones por la cual sigo perfeccionándome en la Universidad, ya que se me están entregando las herramientas que necesito. Estudiar Ingeniería de Ejecución en Control de Gestión me ayudará mucho a otra iniciativa que tengo, que es abrir mi propia oficina de traducción, o reabrir mi emprendimiento que deje en stand by, además me gustaría abrir un jardín infantil bilingüe”.

En relación a quienes están terminando su educación universitaria, manifiesta “A los egresados de la UNAP les digo que no dejen sus sueños en el camino, hay que seguir luchando y trabajando para lograrlos, todo vale la pena si lo haces con dedicación. Disfruten su carrera, su vida y su trabajo. Tengo la suerte que mi formación universitaria me ha permitido llegar a donde siempre quise,  estar en aulas de clases en colegio y universidades;  capacitar al área gerencial de grandes empresas y realizar interpretaciones en terreno junto a extranjeros de todo el mundo hasta formar mi propio negocio”.

Finalmente, destacó que está en una etapa donde se siente plena con todo lo que hace, “Me dedico a lo que siempre soñé y estoy muy agradecida de la Universidad porque gracias a ella estoy donde estoy. Agradezco también el  apoyo y motivación que me brindaron mis profesores, y que continúan entregándome mi familia, mis hijos y pareja”.

Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí