El miedo es inútil. Si crees en tu proyecto debes tirarte a la piscina e intentarlo.

0
240

 

René Burg Sepúlveda, Ingeniero de Ejecución en Administración de Empresas

Hijo de padres empresarios en Iquique, René Burg, lleva los negocios en la sangre y junto a sus dos hermanos, ambos socios de La Mulata están haciendo historia en el rubro gastronómico. Un éxito que se ha sumado a su feliz matrimonio con Yendery Vilca y al nacimiento de su hija de 1 año de vida, Mía Paz que hoy lo tiene muy contento.

“Desde el año 2008 me independicé un poco de la empresa familiar con un emprendimiento de SUSHI BAR, el cual se ubica en Mall Zofri, así fuimos con mi equipo de trabajo pioneros en la ciudad. Luego, cuatro años más tarde creamos La Mulata, un restaurante con la  especialidad de  la Cocina peruana y Nikkei,  donde  pusimos toda nuestra pasión y esfuerzo. Contamos para ello con colaboradores que comparten nuestra pasión por hacer las cosas bien y comprometidos en cada uno de los procesos de mejora y calidad que todos los clientes están acostumbrados a experimentar en nuestro local. Estamos trabajando a diario desde nuestro más simple y sencillo de los procesos, con el propósito de ser capaces siempre de innovar y mantener motivados a nuestros colaboradores. Nuestro rubro ha ido evolucionando rápidamente, el cliente ha ido también experimentando una evolución en lo que es la experiencia de alimentarse a diario, uno tiene que ser capaz de estar siempre adelantándose a los gustos y preferencias de los consumidores”.

Precisó el joven profesional que este gran compromiso y pasión que pone a diario cada uno de los que trabajan en esta empresa, los ha llevado en sus 8 años de vida a ser nominados ya en 4 ocasiones dentro de los mejores 100 restaurantes de Chile, esto lo mide la Guía 100 de La Cav, una publicación que desde hace siete años publica los mejores comedores para comer en Santiago y regiones, señala el joven profesional.

Actualmente, René, es Gerente de Negocios EXTRAFOODS LTDA, matriz de negocios de la familia que engloba negocios como restaurantes, casinos de comida, comida rápida y diversas inversiones del rubro, donde  la formación que recibió de la Universidad Arturo Prat,  le ha servido cómo una base técnica metódica para tomar decisiones que a diario enfrentan las Pymes, ya sea desde lo más sencillo hasta lo más complejo.

“Cuando ingresé el año 2016 al plan especial de UNAP en la carrera de Ingeniería en Administración de Empresas, la idea era terminar los estudios que no había podido concluir por temas familiares. De esos años, tengo muy buenos recuerdos, la mayoría de los profesores eran muy cercanos y colaborativos, los compañeros muy buenas personas y con gran parte de ellos mantengo contacto hasta el día de hoy”.

EMPRESARIO

El empresario gastronómico,  sostiene que “Todo proyecto requiere talento, a veces se nace con él o se adquiere a través de la práctica, pero también se requieren conocimientos. Este siempre se obtiene de la misma forma, que es trabajando o estudiando en universidades o escuelas. Yo he tenido la oportunidad de estudiar, pero también he aprendido mucho trabajando. Aun así, tienes que tener una base para poder desarrollar todo lo demás”.

Afirma, además, que la formación es imprescindible si no tienes un lugar desde el que comenzar. “En mi carrera he visto que es necesario que haya un equipo interdisciplinar, con una base de todas las carreras posibles. Al final hay que saber utilizar las herramientas para tu día a día en proyectos reales o para tu empresa, hay que hacer cosas para aprender a hacerlas. Es en este contexto que puedo decir que la UNAP me entregó elementos muy útiles para desarrollarme laboralmente, conocimientos y herramientas técnicas que me apoyaron como trabajador y como persona para tomar las mejores decisiones. Además, otro aspecto fundamental que recibí es la formación ética profesional, valor fundamental en el mundo laboral”.

PROYECTOS

En lo que respecta a los proyectos a futuro, a nivel laboral, René señala “Estamos en la empresa en un proceso de crecimiento, incorporando nuevos profesionales a la organización, dando una nueva mirada a futuro, ya que el rubro está experimentando grandes cambios. En tanto, en lo personal, me gustaría seguir estudiando algún diplomado o MBA que me permita adquirir nuevos conocimientos y métodos para desarrollar mejor mis labores, pero principalmente lograr mis objetivos personales y desafíos”.

Por otra parte, manifestó que quienes se titulan de la carrera de Ingeniería de Ejecución en Administración de Empresas, deben saber que en la actualidad lo que más influye en las empresas son las habilidades blandas, la capacidad de adaptación de los profesionales a las distintas organizaciones y la relación que puedan generar con sus demás colegas es tan o más importante que la capacidad intelectual que pueda tener un profesional. “En estos tiempos difíciles que vive el país se ven venir escenarios laborales complejos en el corto y mediano plazo, con altos niveles de cesantía. Por eso creo que es un momento ideal para generar emprendimientos personales, es un desafío grande para los nuevos profesionales. No importa donde estés, ni la situación de tu país, si tienes un proyecto en el que puedes emprender con tus recursos, no lo dudes, arriésgate, sobre todo si ofrece algo más que nadie tiene. El miedo es inútil. Si crees en tu proyecto, debes tirarte a la piscina e intentarlo. Lo peor que puede pasar es que no funcione, pero aun no funcionando, lo que aprendiste en esta experiencia va a tener un valor increíble en tu vida profesional futura”.

 

Aviso Publicitario
Compartir
Artículo anteriorPor una sociedad más justa

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí