Trastornos músculo esqueléticos en tu hogar y en el trabajo

0
1188

Por Pedro Tomás Gómez Bastidas

Jefe de Carrera

Ing. de Ejecución en Prevención de Riesgos

Facultad de Ingeniería y Arquitectura

Los Trastornos Músculo-Esqueléticos corresponden a lesiones de los músculos, tendones, ligamentos, nervios, articulaciones, cartílagos, huesos o vasos sanguíneos de los brazos, las piernas, la cabeza, el cuello o la espalda que se produce o se agrava por ciertas tareas, comprendiendo el  daño o trastorno de las articulaciones y otros tejidos. Estos trastornos músculo-esqueléticos y las enfermedades de origen mental están categorizadas como las patologías con mayor denuncia entre los años 2015 y 2017  Sin embargo, del universo de estas denuncias solo una pequeña porción de ellas han sido consideradas como enfermedades profesionales, calificándose sólo como enfermedad común.

Al enfocarnos más en la prevención de los trastornos músculo- esqueléticos,  existen ciertos factores que propician el desarrollo de estos cuadros inflamatorios dolorosos; entre otros, tenemos los de carácter físico como: Repetitividad, las posturas forzadas y Fuerza; y Factores ambientales como: frío y vibración. Sin embargo, la mejor forma de prevenir este tipo de lesiones, es la siguiente:

  1. Evitar las sobrecargas de brazos y piernas;
  2. Desarrollar un entrenamiento que fortalezca los músculos, pero con un diseño que incluya ejercicios intercalados,
  3. Al realizar trabajos en escritorios, apoyar muñecas y codos.
  4. Respetar el tiempo de descanso entre uno y otros movimientos son acciones que contrarrestan la aparición del mal.
  5. En caso de sentir dolor es necesario el cese de la actividad que lo provoca para impedir que se agudice la molestia y termine siendo un padecimiento crónico.
  6. Profesionales del deporte, albañiles, oficinistas, informáticos, mecánicos, secretarias, periodistas, entre otros; en casi todos los puestos de trabajo estamos a expensas de desarrollar la tendinitis. Las mujeres son más vulnerables después del período de embarazo.
  7. Aun cuando en un solo momento de sobrecarga se acerque una probabilidad de padecer tendinitis, conviene adoptar una actitud preventiva, y no dejar que un descuido determine nuestra salud y bienestar.
  8. Consultar a un médico especialista.
Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí