“Una gran herramienta que me ha entregado la UNAP es el conocimiento de la realidad regional y las redes institucionales”

0
85

Pilar Magdalena Valencia Huerta, Trabajadora Social

Su paso por la Universidad Arturo Prat donde se formó como trabajadora social está lleno de gratos recuerdos. Y es que Pilar Valencia Huerta asegura que, en sus cinco años de estudios, además de los conocimientos adquiridos para el ejercicio de la profesión y los vínculos de compañerismo y amistad que creó con quienes estudió, “una gran herramienta que me ha entregado la UNAP es el conocimiento de la realidad regional y las redes institucionales/sociales que puedan ser actores claves ante situaciones de emergencia”.

La ex unapina de 25 años, quien en 2021 ingresó a trabajar al Servicio Jesuita a Migrantes como coordinadora de Ayuda Humanitaria, hoy en día se desempeña como jefa regional de la oficina de Tarapacá de dicha institución, desde donde ha enfrentado uno de sus más grandes desafíos profesionales como es la crisis humanitaria propiciada por la gran migración extranjera al país y, en específico, a la región.

“La crisis humanitaria y de gobernanza que hemos vivido en la región ha evidenciado la falta de políticas públicas y un Estado ausente respecto de la realidad que vivimos y que está llegando a otras regiones. En este sentido, la UNAP, por medio de docentes y del INTE (Instituto de Estudios Internacionales), ha estado trabajando y participando de los espacios de discusión que ayuden a implementar estrategias y políticas acorde a los patrones de movilidad y que tengan una base en los Derechos Humanos”, sostuvo.

El año pasado, Valencia realizó el diplomado “Migración: Políticas estrategias en Inclusión” en la Universidad Tecnológica Metropolitana, y cursó un semestre del Magíster en Relaciones Internacionales y Estudios Transfronterizos en el INTE, no pudiendo concluirlo por motivos personales; sin embargo, asegura que el tiempo que logró estudiar dicho postgrado, contribuyó de forma importante para complementar su trabajo.

“Me gustaría destacar que el 2019 realicé mi práctica profesional integrada en AMPRO (Asamblea Abierta de Migrantes y Promigrantes de Tarapacá) donde seguí participando hasta el 2021. Lo destaco porque gracias a las docentes de la carrera, realicé mi práctica allí y me sirvió para conocer en profundidad la temática de migración y trabajo más comunitario”, agregó.

Estas experiencias, sin duda, han despertado el interés de la profesional por las materias de migración, derechos humanos e infancia, por lo que confesó su deseo de seguir formándose en estas líneas de intervención. “Creo que en la región tenemos muchos investigadores e investigadoras con gran prestigio y conocimiento, por lo mismo me gustaría seguir mi formación profesional acá. Un gran proyecto a largo plazo es dedicarme a la investigación y academia”, adelantó.

La trabajadora social titulada en 2020 en la UNAP lidera a un equipo compuesto por seis profesionales, de los cuales cuatro, incluyendo ella, son egresados de la facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de esta casa de estudios superiores.

“Somos 3 trabajadores sociales y un abogado. Es una característica que compartimos y nos hemos dado cuenta que en nuestro quehacer profesional compartimos miradas parecidas en la intervención. Conocemos el entorno en el que trabajamos y nos potenciamos para el desarrollo de nuestro trabajo”, remarcó.

Valencia estudió los cinco años de carrera con Crédito con Aval del Estado (CAE), y aun cuando en el proceso quedó embarazada de su hijo Martín Ignacio cuando cursaba el tercer año, no se rindió y persistió en su formación. “Fue mi mejor compañero hasta mi defensa de tesis”, expresó la profesional quien en aquel entonces se adjudicó la beca «Línea tesis y trabajos de titulación de pregrado-año 2019» otorgada por la Vicerrectoría de Investigación, Innovación y Postgrado de la UNAP.

Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí