¿Cómo contribuir a la inclusión en el trabajo?

0
198

Por: Unidad de Inclusión UNAP

La diversidad e inclusión  en el ámbito laboral es definido como el conjunto de acciones y principios que permiten a las empresas contratar e incluir a personas con condiciones distintas en género, orientación sexual, etnia, edad, credo o discapacidad, mejorando la cultura organizacional al promover  el trabajo colaborativo. Hoy dentro de cualquier institución o empresa es fundamental una mirada inclusiva que busque la eliminación de barreras que afecten el  desempeño de cada una o cada uno, legitimando así las diversas expresiones de los derechos humanos.

Por ello, si quieres colaborar en mantener un ambiente inclusivo en tu lugar de trabajo, pon atención a lo siguiente:

  • Conoce a las personas: Lo primero es conocer a las personas que conforman la comunidad, reconociendo su mirada, su contexto, sus dificultades y sus fortalezas, como una estrategia clave para crear espacios que apunten a apreciar que todas las personas son diferentes.
  • Promueve un ambiente inclusivo: Apoya y acepta las diferencias, valorando a las personas por sus capacidades y contribución personal.
  • Comunícate: Mantén una comunicación constante y efectiva con todos y todas. Para eso, debes buscar espacios de diálogo que te permitan entender aún más sus necesidades, impresiones, preocupaciones y opiniones. Las personas pertenecientes a diversidades inclusivas son los que más pueden ayudar para abordar estas temáticas a la hora de crear, ejecutar y evaluar el trabajo inclusivo.
  • Usa lenguaje adecuado: El lenguaje crea y representa realidades por lo cual se debe eliminar comentarios ofensivos que no contribuyen a crear o fomentar espacios de convivencia inclusivos.

El reconocer de las personas debe ir de la mano con el uso adecuado de lenguaje, bajo premisa de respeto y reconocimiento, los individuos deben ser mencionados primero que todo como “Personas”, o simplemente por su nombre ya sea social o legal, como la persona desea que la reconozcan.

  • Establece una cultura inclusiva: Deja fuera la discriminación y los estereotipos permite que todos los colaboradores desplieguen su máximo potencial, sean más comprometidos y, por ende, más productivos.
  • Amplia los procesos de selección: Brindar oportunidades laborales según los talentos de las personas, independiente de la condición.
  • Respeta la normativa vigente: De acuerdo a La ley 20.422 que establece normas de igualdad de oportunidades e inclusión social se deben contemplar el “Diseño y Accesibilidad  Universal” que hace alusión a “cumplir con los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como también con  los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad, de la forma más autónoma y natural posible”. Es decir, concebir, proyectar y habilitar los espacios físicos y entorno  que  permitan  el acceso de personas con discapacidad o con condiciones diferentes. Más información en  https://www.ciudadaccesible.cl/wp-content/uploads/2013/12/Ficha-1-Accesibilidad-y-dise%C3%B1o-universal.pdf

En síntesis, si queremos tener un ambiente inclusivo en nuestros lugares de trabajo y en la sociedad en general, debemos contemplar al otro u otra por sobre todo en una condición de igualdad de derechos.

Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí