Tips Laborales: Mi mejor versión para el futuro

232

Durante nuestros años de estudio, enfrentamos situaciones de ámbito personal y académico que pueden haber influido en nuestro proceso formativo. Lo anterior, hace referencias a factores socioeconómicos, institucionales, académicos e individuales (Habilidades duras y blandas). Sin embargo, lo que nadie nos señala es que aspectos tan mínimos como, por ejemplo, el manejo de un software o una app, tener la facilidad de comunicarnos frente a un grupo de personas o tener conocimientos teóricos y prácticos respecto a una actividad, serían factores tan relevantes para nuestro desarrollo profesional en un futuro.

“De inicio a fin”

Es por lo anterior, que debemos tener en cuenta que nuestro transcurso formativo no es tan solo la adquisición de conocimiento, sino se compone de procesos de autoconocimiento personal, los que pueden incluir aspectos tales como habilidades, aptitudes y competencias.

  • Habilidad: Las habilidades son naturales o innatas, puesto que estas son todas aquellas actividades que se nos dan con facilidad, además una habilidad se define como la capacidad de hacer algo.
  • Aptitudes: Por otro lado, aptitudes se aprenden o adquieren a lo largo de la vida, aquellas que requieren practica y un entendimiento detrás de su ejercicio, por lo demás una aptitud es la destreza de hacer algo bien.
  • La competencia puede definirse como la aptitud que tiene una persona, formada por capacidades, habilidades y destrezas con las que cuenta para realizar una actividad o cumplir un objetivo dentro del ámbito laboral, académico o interpersonal.

En definitiva, el ser consciente de cada uno de los aspectos que nos permiten desenvolvernos en el medio, puede ser una gran herramienta con la cual desarrollarnos con mayor facilidad personal y laboralmente hablando. Aun así, se debe destacar que hoy en día las organizaciones contemporáneas se enfocan  más en la atracción de nuevos talentos mediante el equilibrio de competencias blandas o Soft Skills. La finalidad de esta estrategia de reclutamiento, es generar un vínculo mayor a los aspectos laborales dentro de la organización.

“De Soft Skills a Powers Skills”

Las habilidades blandas (Soft Skills) actualmente son reconocidas como habilidades de poder (Power Skills) y están tomando cada vez más posición en las organizaciones, debido a que plantea una nueva estrategia de mercado al momento de atraer nuevos talentos, como también conservar y potenciar con el que se ya cuenta, algunas de sus características pueden ser:

  • Rompe el ciclo de la Puerta Giratoria “Rotación de personal”.
  • Establece parámetros de vinculación con el mercado.
  • Son parte del proceso formativo.
  • Nos permite identificar nuestras fortalezas y debilidades.
  • Nos posiciona y mejora el desempeño laboral.  (Marca profesional)

Ahora, las diferencias entre habilidades blandas y las de poder, son imperceptibles ya que ambas proceden de cualidades humanas, es por esto que, al momento de hacer un contraste, debemos enmarcarlas como las nuevas habilidades deseables para los profesionales del futuro.

Para concluir, podemos definir que las habilidades blandas (Soft Skills) actualmente son cada vez más reconocidas como habilidades de poder (Power Skills) y están tomando cada vez más posición en las organizaciones, debido a que plantea una nueva estrategia de mercado al momento de atraer nuevos talentos, como también conservar y potenciar con el que se ya cuenta. Además, el lograr “mi mejor versión para el futuro” sólo recae en el empoderamiento personal y profesional tomando en consideración todo lo anteriormente expuesto, el resultado de este proceso de crecimiento permite visualizar con mayor claridad “mi propia marca profesional”.

Bastián Acuña A.

Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí