Formando a las y los profesionales para el mundo

0
66

De acuerdo con la UNESCO, en plena era de la globalización, unos 220 millones de estudiantes están inscritos en universidades a través del mundo, lo que implica una gran responsabilidad para las instituciones de educación superior, quienes forman a jóvenes para sus respectivos países, pero también para desempeñarse en cualquier parte del mundo.

Así estamos formando profesionales que podrán aportar en cualquier lugar del planeta, cumpliendo con las tres históricas misiones de las universidades. La docencia que exige un currículum centrado en el estudiante para el aprendizaje con un fuerte contacto con la sociedad y sus necesidades de profesionales; la investigación asociada a la tecnología e innovación, motor del desarrollo que debiese responder a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la Agenda 2030; y, finalmente, la tercera misión que considera la transformación de la relación universidad-sociedad, ampliando el concepto tradicional de extensionismo al de Vinculación.

Lo importante es que, en una época donde la globalización es un fenómeno irreversible y considerando estas tres misiones, hemos sido capaces de transmitir a las y los profesionales, el tipo de sociedad que deseamos que prevalezca para la construcción de una nueva era que responda al desarrollo humano solidario que todas y todos aspiramos.

Esto no ha sido fácil para universidades como la nuestra, estatal, regional, de zonas extremas y en un país en vías de desarrollo, pues tenemos un doble esfuerzo, ya que además de  ponernos al día con los temas que nos exige esta cambiante era globalizada,  dividimos nuestras energías en afrontar problemáticas como la reducción de la inversión pública en educación, las inadecuadas políticas gubernamentales, las estructuras rígidas y una relación positiva, pero todavía en ciernes con el sector productivo.

Sin embargo, continuamos formando con calidad y generando movilidad social, como lo demuestran diversos estudios de especialistas, a quienes se incorporan al mundo laboral en nuestro país o en distintos destinos en el planeta. Así, nuestras y nuestros más de 75 mil egresados, recurso humano calificado para el desarrollo sustentable y sostenible, en Chile, Perú, Japón, Francia o en cualquier destino, gracias al conocimiento que han recibido están generando grandes cambios.

Mis felicitaciones a cada una y uno de ustedes, profesionales de la Universidad Arturo Prat, ya que al salir de sus aulas no solo se han ido con un diploma, conocimientos y herramientas relevantes para su desempeño, sino con un sello que se refleja en un compromiso social que les permite ver, valorar, adaptarse y contribuir a una esta sociedad global que cada día necesita más colaboración en este constante cambio que está afrontando.

Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí