¿Por qué es relevante el vínculo entre universidades, egresadas y egresados?

0
127

Una relación ilimitada sinónimo de logros mutuos, beneficios e impactos en las regiones del país y que se inicia desde el primer día de clases. Cada profesional que siente el respaldo de su institución puede difundir sus experiencias educativas, profesionales y ser ejemplo para futuras generaciones de estudiantes. Revista Conexus abordó esta realidad con tres autoridades de la Universidad Arturo Prat (UNAP) quienes también egresaron de la Casa de Estudios. Pese a avances, las universidades del país aún necesitan hacer ajustes para vincularse mejor con sus profesionales, según destacó la Dra. Natalia Orellana Galarce, nueva directora de Promoción de la Calidad de la Educación de CNA-Chile.


 

Mejoras en su aporte a la sociedad y el fortalecimiento de su quehacer son algunos de los principales efectos en las instituciones de educación superior que se vinculan permanentemente con sus egresadas, egresados, y que fomentan esa cercanía.

Y es que la relación estrecha y de excelencia entre las universidades y sus profesionales, permite construir beneficios, impactos y logros mutuos en diversas áreas y contextos culturales, sociales, económicos, políticos, regionales, nacionales, internacionales, etc.

Tales buenos resultados otorgan prestigio institucional y profesional, haciendo incluso que más estudiantes busquen ser parte de esos planteles.

Cada egresada o egresado siente el respaldo recibido, y se constituyen en personas defensoras de su universidad y divulgadoras o divulgadores de su experiencia educativa. Asimismo, pueden colaborar en proyectos o actividades institucionales, y acudir a su alma mater para especializarse en algún área o actualizar sus conocimientos en programas de postgrados.

Para analizar cuán relevante es que las instituciones de educación superior mantengan contacto permanente con sus exestudiantes, Revista Conexus entrevistó a tres autoridades de la Universidad Arturo Prat (UNAP), quienes egresaron de la Casa de Estudios. También conversamos con la Dra. Natalia Orellana Galarce, directora de Promoción de la Calidad de la Educación de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile), profesional con sobresaliente experiencia en Educación Superior.

Pero ¿por qué es importante el vínculo con egresadas y egresados? La vicerrectora Académica de la UNAP, Dra. Liliana Herrera Campos, explica que para la Institución, las y los estudiantes tras titularse continúan siendo parte relevante de la comunidad universitaria. “Es importante mantener el vínculo y estar en contacto permanente para ir respondiendo a requerimientos de perfeccionamiento, para seguir colaborando con su continuidad de estudios, movilidad social y calidad de vida. Además, porque ese contacto nos permite recibir una retroalimentación en el ámbito de la mejora permanente de nuestras carreras”, expresó.

DESDE UN PRINCIPIO

¿Cómo se mantiene ese contacto? La Dra. Herrera precisa que la Casa de Estudios realiza diversas actividades para fortalecer ese vínculo. Se organizan encuentros anuales por carreras, sede o centros docentes para generar redes. Se imparten seminarios, conferencia charlas para la actualización de conocimientos y el reencuentro. Asimismo, la UNAP ofrece talleres y webinars sobre empleabilidad e inserción laboral para fortalecer las competencias y habilidades de cada profesional y estudiante, para aportar a la obtención de buenos resultados en el trabajo y movilidad laboral. También se coordinan campañas de actualización de datos, invitando a cada exestudiante a mantener vigente sus canales de comunicación con la Universidad que recopila continuamente antecedentes sobre las trayectorias académicas y laborales, lo que retroalimenta los procesos formativos de la UNAP. Y previo a cada ceremonia de titulación, se efectúan charlas sobre los beneficios y actividades disponibles: bolsas de empleo, talleres gratuitos, programas de postgrado, encuentros anuales, etc.

“Cada egresada y egresado son quienes expresan ante la sociedad y sus empleadores y empleadoras lo que es la Universidad Arturo Prat. No solo con sus desempeños en la carrera que estudiaron, también como personas”, dijo la vicerrectora Herrera.

Y enfatizó que la fidelización con cada profesional no comienza cuando completan sus estudios de pregrado, sino que empieza cuando ingresan como estudiantes. “Ese es uno de los elementos que ahora estamos trabajando más, para que esa relación que van teniendo durante todo su proceso formativo sea cada vez mejor desde un principio. Y en su trayecto puedan ir percibiendo que todas y todos tenemos el compromiso de su bienestar y que tras titularse sigamos en contacto como parte de la comunidad UNAP que es su alma mater”, detalló.

También explicó que cuando se hace rediseño de carreras —como parte de un proceso dinámico permanente— se considera la opinión de egresadas y egresados. “Aquí nos acercamos al mundo laboral y ahí además contactamos empleadores y empleadoras para recibir esa información e incorporarla a los planes formativos o planes de necesidades. Es decir, preguntamos a empleadores sobre requerimientos de capital humano avanzado. Y a la comunidad de egresadas y egresados consultamos respecto a propuestas de mejoras desde lo laboral, por ejemplo”, sostuvo Herrera Campos.

COMPROMISO TERRITORIAL

En tanto, el Dr. Cristian Jamett Pizarro, director general de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales de la UNAP, explica cómo las instituciones de educación superior pueden lograr un buen y permanente vínculo con el sector laboral. “Primero, conociendo las necesidades del mundo del trabajo en los territorios que estamos presentes, donde muchas veces suponemos lo que necesitan. Y sobre eso proponer ideas y formación de profesionales innovadores e innovadoras, que salgan al mundo laboral, no a ser ganapanes, sino creativos, éticos, flexibles al cambio, y sobre todo con un compromiso con su territorio“, dijo.

Se refirió además a cómo lograr un mejor vínculo con cada egresada y egresado a nivel institucional. “Creo que sería interesante innovar al respecto, es decir, además de mantener una permanente comunicación con exestudiantes para ofrecerles las opciones de continuidad de estudios que tiene la Universidad, para la visita de pares en momentos de acreditación, sería interesante que fueran protagonistas del quehacer académico de la Institución. Por ejemplo, realizar visitas guiadas a sus lugares de trabajo, que puedan compartir sus experiencias laborales con las nuevas generaciones, ¿y por qué no?, también impartir algunos contenidos curriculares. A eso en la nueva política le llamamos ‘curricularizar la vinculación con el medio’, donde no es necesaria una gran reforma a los programas de actividades curriculares (PAC), sino atreverse a innovar. Pues en mi opinión, las y los egresados están haciendo un tremendo aporte a la región y tienen una experiencia que compartir”, precisó el Dr. Jamett.

RAZÓN DE SER

Respecto a cómo esa relación favorece la retroalimentación de sistemas formativos y la actualización de programas académicos, el vicerrector de Investigación e Innovación de la UNAP, Mg. Ezequiel Martínez Rojas, destacó que cada egresada y egresado representa un valor fundamental para la Casa de Estudios. “Son el producto de nuestra razón de ser, encarnan nuestro sello educativo y el rol público que estamos mandatados a cumplir como universidad pública para el desarrollo regional y del país”, señaló.

En ese contexto, dijo que mantener un vínculo estrecho, permanente y coordinado, permite generar pertinencia, un continuo formativo y retroalimentar la función institucional. “En efecto, son nuestras y nuestros egresados quienes nos permiten dar cuenta de la efectividad y pertinencia de nuestro proceso educativo, y por tanto, su opinión constituye un insumo fundamental al momento de evaluar integralmente la calidad de nuestras carreras y programas, nuestro sello y especialmente lo concerniente a la relevancia de nuestra propuesta formativa técnica y profesional, junto a la aplicabilidad de sus contenidos con relación a las necesidades productivas, sociales y culturales del mundo laboral”, indicó.

Sobre las maneras de fortalecer y mantener esa relación, destacó que la Universidad cuenta con un conjunto de mecanismos que permiten mantener la relación. “La Oficina de Egresados y Titulados articula sistemas y eventos para este cometido, como es la actualización anual de datos, los encuentros de las distintas carreras, charlas de empleabilidad, oferta de cursos, bolsas de empleos, entre otras alternativas. En este sentido, somos conscientes que estos ámbitos deben continuar profundizándose, especialmente después de la distancia ocasionada por la pandemia. Para ello, se están configurando mayores instancias para propender a una interrelación más fluida y cercana, lo que estamos ciertos nos permitirá mejorar nuestras prácticas educativas, al tiempo de continuar fortaleciendo los lazos de colaboración y espíritu de alma mater”, expresó el vicerrector Martínez.

ESTRATEGIA GLOBAL

En tanto, la Dra. Natalia Orellana Galarce, directora de Promoción de la Calidad de la Educación de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile), explicó que en general en las universidades del país, pese a los avances logrados, la relación entre instituciones y sus egresadas y egresados no se basa suficientemente en iniciativas integradas en su quehacer. Y los mecanismos de vinculación aplicados necesitan estrategias y fundamentos aún más sólidos.

—¿Por qué es importante el vínculo entre universidades, egresadas y egresados?

“Porque representa una actividad virtuosa, en la medida en que nutre el quehacer de las universidades y, con ello, tiene el potencial de fortalecer su aporte a la sociedad. Esto, eso sí, en la medida en que el propósito de dicha vinculación considere, al menos, la búsqueda de explicaciones acerca de qué factores contribuyen o perjudican el desarrollo de egresados y egresadas en el mundo del trabajo. Así como también qué, de sus experiencias, necesidades y desafíos, resultan relevantes de abordar curricularmente para preparar al estudiantado”.

—¿Cuáles son las mejores maneras de fortalecer esa relación?

“Las características misionales y organizacionales de cada universidad van a determinar cuál manera se adapta mejor a este propósito. Sin embargo, la literatura especializada recomienda plantear esta relación de manera intencionada como una estrategia global de relacionamiento con egresados y egresadas de injerencia transversal para la institución, que incluya instancias participativas en su configuración y desarrollo”.

MAYOR ROBUSTEZ

—¿Y cómo eso favorece la retroalimentación de sistemas formativos y la pertinencia de la oferta académica?

“Nutriendo todo lo que una institución realiza para contribuir al país. Pero para lograr que eso ocurra, primero la universidad podría preguntarse cómo y desde qué enfoque es pertinente que la institución dialogue con sus egresados, egresadas y hasta qué punto debería apoyarles. Para que la vinculación sea factible y positiva, parece fundamental que las Instituciones de Educación Superior adopten una posición explícita acerca de cuán estratégico es este ámbito de acción para ellas, considerando la importancia de contribuir a sus egresados y egresadas, y a la sociedad. Pues actualmente en Chile la relación con egresados y egresadas no destaca por sustentarse en iniciativas significativamente integradas en el quehacer institucional. De hecho, en las instituciones que lo hacen se observa la necesidad de una mayor robustez en los fundamentos y las estrategias de los mecanismos de vinculación que despliegan en este ámbito”.

—¿Por qué es importante mantener la comunicación permanente con exestudiantes y cuáles son las mejores maneras de lograr bien esa comunicación?

“Para que estén en conocimiento de lo que la institución les ofrece. Algunos de los mecanismos o iniciativas de integración del rol de egresados y egresadas en el quehacer de las Instituciones de Educación Superior, se asocia a la existencia de instancias de encuentro o participación que fomenten la discusión acerca de programas de estudio, dinámicas generales del mundo laboral, desafíos locales del empleo, necesidades de capacitación, apoyo al fortalecimiento de la empleabilidad, por ejemplo. También con la realización de estudios de egresados y egresadas, grupos focales, consejos de egresados y empleadores, entre otros mecanismos de recolección de información acerca de ellos y sus trayectorias. Sumado a lo anterior, se puede promover el levantamiento de ideas, propuestas y proyectos para el emprendimiento, la transferencia, el desarrollo local, el trabajo comunitario, entre otras acciones. En definitiva, el potencial de desarrollo de este vínculo puede ser tan amplio y profundo como los beneficios mutuos y sociales que conlleven”.

OBSERVACIÓN ESTRATÉGICA

—¿Cómo lograr un buen y permanente vínculo entre educación superior y el mundo del trabajo?

“Como expresé anteriormente, en las instituciones que lo hacen se observa la necesidad de una mayor robustez en los fundamentos y las estrategias de los mecanismos de vinculación que despliegan en este ámbito. Esto también aplica a la observación estratégica del entorno social y productivo; a la realización de estudios (metodológicamente fundados); y la socialización interna de lo que las mismas instituciones realizan en sus unidades académicas, donde se genera mucha información y evidencia que puede nutrir políticas institucionales, locales y nacionales, en materia de educación y trabajo. Sin embargo, es muy común observar instituciones que no cuentan con estudios de seguimiento a egresados o sistemas integrados de información acerca de ellos, al tiempo en que en más de una facultad cuentan con expertos sobre estas mismas materias”.

MISIÓN CNA

—¿Cuáles son los principales objetivos de la Dirección de Promoción de la Calidad de la Educación Superior de CNA, y cuáles son los resultados esperados que se proyecta en esta nueva gestión?

“La misión de CNA comprende las funciones de ‘Evaluación y Acreditación’ y la de ‘Promoción de la Calidad de la Educación Superior’. Esta última se enmarca en el quehacer de la Dirección del mismo nombre, desde donde se abordan tareas asociadas al análisis, investigación y difusión de criterios, innovaciones, buenas prácticas y conceptos asociados a la acreditación de la calidad de la educación superior, y que sirve como puente de coordinación y relacionamiento con entidades externas, gubernamentales o privadas, colaboradores académicos y la sociedad civil, en general”.

“Desde la Dirección de Promoción de la Calidad de la Educación esperamos propiciar diálogos fructíferos entre los diversos actores del sistema, especialmente, configurarnos como facilitadores para los procesos de evaluación y acreditación de cara a instituciones, pares evaluadores y otros grupos de interés e instituciones del sistema. Para ello, estaremos participando y organizando instancias de reflexión y difusión de los nuevos criterios y estándares de acreditación, así como también instancias de formación para académicos, académicas, profesionales y autoridades de las instituciones de educación superior. Llamados a participar en seminarios y proyectos de investigación, entre nuestras actividades más relevantes”.

Aviso Publicitario

Dejar Comentario

¡Por favor ingresa un comentario!
Por favor ingresar nombre aquí